¿Crimen no quita votos? (actualizado)

Lunes, 6 de febrero de 2012

¿Por qué la inseguridad no parece tener un costo electoral?

Desde hace tiempo el problema de la inseguridad es el que más preocupa a los venezolanos. La última encuesta regional Latinobarómetro indica que más del 60 por ciento de la población considera la inseguridad el principal problema del país.

En ningún otro país de América Latina -ni siquiera Honduras y El Salvador- este porcentaje es tan alto.

Una crisis que empeora cada año y que además es el problema que más preocupa a los venezolanos….¿no debería representar la inseguridad un costo electoral para el gobierno y una ganancia en votos para la oposición?

Esto fue lo que pensó Leopoldo López. En los meses antes de retirarse no habló de casi más nada que la inseguridad.

Pero, ¿funciona esta estrategia?

Por supuesto, no podemos tomar el tercer lugar de López en los sondeos como una prueba de que el tema de la inseguridad no se traduce en votos. Hay demasiados factores en juego y es difícil atribuir un peso específico a cada factor.

Dicho esto, es obvio que la inseguridad no ha representado un significativo costo político y electoral para Chávez. En 2006, cuando Chávez fue cómodamente reelecto, ya la inseguridad era la principal preocupación de los venezolanos. Su popularidad actual, todavía alta, no parece afectada por el número de homicidios, este año mayor al de todos los países europeos juntos.

¿Qué pasa entonces?

Que un venezolano diga que la inseguridad es el problema que más lo preocupa no significa que el crimen va a ser un factor fundamental para determinar su voto. Eso es obvio.

Pero ¿por qué pasa esto?

Una posibilidad es el factor adaptación. La gente se adapta a todo, incluyendo al crimen. Si el crimen se vuelve parte de nuestra normalidad, somos menos propensos a ver este problema como un fracaso en el diseño de la políticas públicas. La inseguridad se convierte en el orden natural de las cosas y por eso otros factores influyen más en el voto.

De hecho, Kevin Casas-Zamora de Brookings dice que Venezuela no es el único país donde la inseguridad no determina las preferencias electorales.

A esto hay que sumar otro factor. Buena parte de los venezolanos (alrededor del 50%, según C21) no culpa a Chávez, sino a su entorno u otros factores, de los problemas del país. El presidente hace todo lo que puede pero la nación y sus ministros no están a su altura.

Cualquiera que sea la explicación, lo más probable es que ésta esté ligada a la manera cómo Chávez ha ofuscado hábilmente el vínculo que lo une con el desastre nacional.

PD: A través de Twitter Álvaro Partidas me informa que, según C21, la mayoría de los venezolanos no citan la inseguridad como el primer problema que resolverían si estuvieran al mando del país. La mayoría dice empleo. Este dato refuerza lo ya dicho. Álvaro dice que quizá buena parte de la población ve el problema como demasiado difícil de resolver.

email

Share

Comments are closed.